miércoles, 12 de julio de 2017

Los 50 Días de Boltaire


«Esos pocos anuncios de lo que podría calificarse como “rectificaciones” no se dan por convicción, sino forzados por las circunstancias. Saben que el correísmo no vive su mejor momento.» (Semanario En Marcha, 2017)
Ya han pasado 50 días desde el 24 de mayo donde se posesiono al licenciado L. Boltaire Moreno como presidente del país, y con su llegada a Carondelet se ha presentado hasta cierto punto un distanciamiento donde hemos visto a los representantes más dogmáticos del correato disgustarse con los cambios que han desmantelado parte andamiaje autoritario que impuso el su amo Rafael Correa, ejemplo de este hechos que disgustan a Correa son los diálogos con la oposición y los indultos a los luchadores sociales.
« Es claro que Lenin Moreno busca marcar una diferencia frente al gobierno de Correa. A primera vista estas acciones a Correa le incomodan, hoy le parecen mediocres y desleales, pero no olvidemos que representan un proyecto político igual (modernización capitalista) y trabajan con los mismos grupos económicos que dominan el país.»  (Aguirre, 2017)
Pero acaso esto demostrara una ruptura de Moreno con el correísmo, en definitiva no, ya que durante la anterior semana el mismo Moreno ha declarado su lealtad a Rafael Correa llamándolo el líder histórico de Alianza País (AP), pero a su vez Moreno entiende que los cambios dentro del sistema son necesarios para mantener la hegemonía de AP como partido en el poder, algo que no es aceptado por Correa que ya ha causado problemas, y eso se ha demostrado cuando los cambios no han llegado a la profundidad de enjuiciar a Jorge Glas o impedir la salida de Rafael Correa, las principales cabecillas de la corrupción del gobierno mientras los viejos rostros del correato continúan en el gobierno de Moreno.
«Es un comportamiento forzado por las circunstancias […] Hay temas de mucha importancia sobre los que no se han pronunciado si habrá́ o no variaciones […]» (Semanario En Marcha, 2017)
Al pueblo lo han estado intentando engañar con el juicio a Carlos Polit con el cual AP se quiere convertir en el paladín de la fiscalización, siendo esta liderada por Jorge Glas quien a pesar de haber sido el encargado de los sectores estratégicos, jefe de Capaya y Alex Bravo, haber estado presente en las negociaciones con Odebrecht, y además ser sobrino de Ricardo Rivera, el continua indicando que no tuvo nada que ver con la corrupción llegando a generar vallas publicitarias, aprobadas por el licenciado Moreno, en las cuales trata de demostrar su “inocencia” como alguien que no supo nada, lo cual lo libera de la corrupción pero lo deja como un incapaz que supo dirigir la cartera que se le fue asignada, al no percatarse de los sobreprecios en las hidroeléctricas construidas en esta década.

Mientras los “acuerdos entre privados” de Glas son ocultados, Correa preparo sus maletas y se fue para Bélgica a pesar de las peticiones de Unidad Popular y Jeannine Cruz de impedir su salida del país hechas a la fiscalía. La poca motivación de los dirigentes de AP de fiscalizar a su líder histórico está clara con esto, más bien proteger a Correa y al resto de la camarilla corrupta son la principal motivación de AP para mantenerse en el poder, dejando a Polit y a Capaya como chivos expiatorios con los cuales apaciguar las aguas, diciendo que luchan contra la corrupción dentro de su partido, aunque Correa continua libremente escribiendo en Twitter insultos contra el pueblo, impune de su crimen de haber dirigido un autoritario gobierno anti-obrero en el cual se asesinó a Bosco Wisuma, José Tendetza, Freddy Taish, Jorge Gabela, Fausto Valdivieso, entre otros, en los cuales quizás por suerte no ingreso el estudiante Edison Cosíos en estado vegetativo por culpa de la prepotencia del correato.


La transformación del correato con Moreno continua presentándose con un rostro “humano”  en el cual dice acercarse mediante el dialogo a los sectores de oposición,  mientras se presentan cuestionamientos a la Ley de Comunicación, que durante estos años ha sido la mordaza de los medios de comunicación, a su vez que la criminalización de la protesta es reducida junto con los indultos pedidos por la CONAIE y la última derrota de Correa en el juicio contra Martin Pallares, acabando con una era de juicios en que salía victorioso el expresidente quien a pesar de ser uno de los mayores calumniadores de la izquierda acusaba de calumnias a la prensa. Eso es visto como positivo por las organizaciones populares, pero sigue siendo poco al faltar los indultos para los demás perseguidos políticos acusados de terrorismo por protesta contra medidas antipopulares. Pero esto se vuelve demasiado para Moreno que trata de satisfacer a un Correa que no le gusta la reducción de su andamiaje autoritario donde los que protestan son simples criminales, tirapiedras, delincuentes, entre otros insultos en los cuales se muestra una clara negativa del amo de AP a permitir la libertad de estos, y al Moreno no querer despegarse de él es poco posible la libertad total de los criminalizados.

Esta etapa de la “humanización del correato” es un intento menos vil que la represión de mantenerse  en el poder, buscando, como se hizo en Europa con el keynesianismo tras la Segunda Guerra Mundial, impedir que el pueblo dirija la mirada a un sistema donde exista mejores posibilidades de bienestar social, continuando con Moreno, un correísmo que finge acercarse al pueblo pero encubrirá lo más posible a su compañeros de partido, de los cuales no se despegara de AP ni de Rafael Correa. Esto último lo ha dejado claro en varias ocasiones una de esas durante el 30-S cuando ante la protesta policial le preguntaron si remplazaría a Correa en caso de que fuera derrocado y él dijo que no. Luego de dejar la vicepresidencia, dio unas críticas hacia el gobierno pero más tarde se retractó manteniéndose alineado a lo que diga el jefe. Ya para las elecciones existían algunas organizaciones que querían postular a Moreno como presidente, pero el indicaba que solo iba a ser candidato de AP. Finalmente la última demostración de su lealtad a Correa, en la reunión con los asambleístas de AP donde dijo que debían mantener su lealtad a Rafael Correa.


Comentario sobre el nombre de L. Boltaire Moreno Garcés

Dentro de este escrito se puede apreciar que le he sustraído al señor Moreno su primer nombre como es Lenin, al considerar que no es grato en utilizar ese nombre que es de un líder de la ya Centenaria Revolución Socialista de  Octubre, la primera victoria del socialismo sobre la dictadura del capital, mientras que Moreno es el continuador del correato bajo una cortina más "humanizada" a la de Correa pero continuando el mismo proyecto capitalista de AP, manteniéndose sumiso hasta cierto punto a la voz de su líder y no como el verdadero Lenin que rompió con el sistema socioeconómico establecido de una Rusia semifeudal convirtiéndola, junto con Stalin, en el primer estado socialista del mundo y en una potencia mundial.

Mientras su segundo nombre, Boltaire, además de estar mal escrito ya que es con "V", forma parte de la era del ilustracionismo, época que dio paso remplazó del obsoleto modelo mercantilista por el sistema capitalista en las Revoluciones democrático-burguesas. Voltaire fue uno de esos pensadores de este nuevo modelo, apoyando la libertad de expresión, pero también ciertas ideas que darían paso al sistema económico actual como seria la una forma de humanizar la esclavitud, algo que seria posible en el capitalismo con la introducción de los salarios y las regulaciones laborales hacia las empresas. En el caso de Moreno él también apoya un modelo capitalista en el cual continua la explotación del hombre por el hombre, aunque a diferencia de pensamiento de Voltaire ha apoyado a uno de los regímenes que más han limitado la libertad de expresión en el Ecuador llegando a ser un voluntario para extender el gobierno del correato , recordando que Voltaire deriva del termino Petit Volontaire (el pequeño voluntario).
« Por el momento la táctica de gatorpardismo -es decir, aquella construcción política que aparece como cambio radical pero que en la práctica sólo altera la parte superficial de las estructuras de poder, conservando intencionadamente el elemento esencial de éstas- trazada por el grupo cercano a Moreno está dando resultados » (Semanario En Marcha, 2017)
L. Moreno es un miembro de AP un partido populista al servicio del capitalismo mas degradado que es a su vez una mezcolanza de distintas organizaciones de derecha salientes del sector mas oportunista del Partido Social Cristiano (PSC) y del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) que se fusionaron bajo la imagen de Correa para iniciar una de las décadas de mayor saqueo de la historia ecuatoriana

Bibliografía

Aguirre, E. (5 de Julio de 2017). Post. Obtenido de Facebook: https://www.facebook.com/enver.aguirre/posts/10209482607248994
Semanario En Marcha. (12 de Julio de 2017). El gatopardismo de Moreno. Semanario En Marcha - Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador(1777), pág. 8. Obtenido de http://www.pcmle.org/EM/IMG/pdf/semanario_en_marcha_1777.pdf
Semanario En Marcha. (21 de Junio de 2017). Forzados por las circunstancias. Obtenido de Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador: http://www.pcmle.org/EM/spip.php?article8241
Toapanta, M. (17 de Marzo de 2017). En DDHH sobran las razones para no votar a favor del correísmo. Obtenido de Periódico Opción: http://periodicopcion.tk/index.php/ddhh/670-en-ddhh-sobran-las-razones-para-no-votar-a-favor-del-correismo



No hay comentarios.:

Publicar un comentario